La piel es el órgano más grande del ser humano y el más visible; constituye aproximadamente 15% del peso total de una persona.. .. En cada centímetro alberga millones de células y terminaciones nerviosas especializadas para palpar (sentido del tacto), sentir calor, frío y dolor; a su vez, contiene glándulas sebáceas y sudoríparas, así como folículos pilosos, en tanto una extensa red de vasos sanguíneos nutre a esta compleja estructura.
Regularmente el médico general o el dermatólogo pueden identificar las alteraciones a través de una simple exploración visual. Las características reveladoras incluyen tamaño, forma, textura, color y localización de la anomalía, además de la presencia o ausencia de otros signos o síntomas.
Un dermatólogo posee amplios conocimientos (cirugía, reumatología, inmunología, neurología enfermedades infecciosas y endocrinología). Un factor de importancia para los dermatólogos y además para saber la procedencia de enfermedades dermatológicas es la genética.
Las características reveladoras incluyen tamaño, forma, textura, color y localización de la anomalía, además de la presencia o ausencia de otros signos o síntomas. Sin embargo, en otros casos el especialista debe extraer pequeña porción de piel para examinarla al microscopio (biopsia), a fin de establecer el diagnóstico adecuado.
ipage vs bluehost

Nuestro sitios:

Entorno Médico

http://www.industria-farmaceutica.com/

Depilar-T

Nutrición

RADIO MALETÍN

Síguenos en:

Facebook

La piel es un órgano importante que cubre y protege todo nuestro cuerpo. Por ello, debemos darle un cuidado especial y atenderla si presenta algún padecimiento dermatológico. Uno de los más comunes es la resequedad, pues existen diversos factores que contribuyen a que ésta se reseque. Conoce algunos de estos factores a continuación:

manchas en la piel

Conoce algunos tips sobre cómo desvanecerlas. El melasma o mejor conocido como “paño” son manchas oscuras que se presentan por el aumento de la pigmentación en mejillas y frente. Existen muchos factores asociados a ellas, pero el más importante es la exposición a la radiación ultravioleta (sol), aunque existen otras fuentes de radiación como las luces blancas de las oficinas o la luz del monitor de la computadora. Otras causas son las hormonales, que se presentan comúnmente en mujeres embarazadas o que toman anticonceptivos.