La piel es el órgano más grande del ser humano y el más visible; constituye aproximadamente 15% del peso total de una persona.. .. En cada centímetro alberga millones de células y terminaciones nerviosas especializadas para palpar (sentido del tacto), sentir calor, frío y dolor; a su vez, contiene glándulas sebáceas y sudoríparas, así como folículos pilosos, en tanto una extensa red de vasos sanguíneos nutre a esta compleja estructura.
Regularmente el médico general o el dermatólogo pueden identificar las alteraciones a través de una simple exploración visual. Las características reveladoras incluyen tamaño, forma, textura, color y localización de la anomalía, además de la presencia o ausencia de otros signos o síntomas.
Un dermatólogo posee amplios conocimientos (cirugía, reumatología, inmunología, neurología enfermedades infecciosas y endocrinología). Un factor de importancia para los dermatólogos y además para saber la procedencia de enfermedades dermatológicas es la genética.
Las características reveladoras incluyen tamaño, forma, textura, color y localización de la anomalía, además de la presencia o ausencia de otros signos o síntomas. Sin embargo, en otros casos el especialista debe extraer pequeña porción de piel para examinarla al microscopio (biopsia), a fin de establecer el diagnóstico adecuado.
ipage vs bluehost

Nuestro sitios:

Entorno Médico

http://www.industria-farmaceutica.com/

Depilar-T

Nutrición

RADIO MALETÍN

Síguenos en:

Facebook

Cirugía de bolsillo abdominal

Casey Reyes, un ganadero de 87 años, pudo recuperar su mano tras un aparatoso accidente. Él estaba cambiando el neumático de un remolque, cuando el gato se deslizó y aplastó su mano contra el metal caliente del guardabarros del vehículo. Esto le ocasionó quemaduras y diversos daños alrededor de los tendones y tejidos de sus dedos.

 

Una exitosa operación, en la que la mano se cose quirúrgicamente al interior del abdomen, le permitió recuperar al paciente gran parte de la movilidad y funcionalidad de su mano, permitiendo una durable recuperación en el dorso de la misma. La cirugía, que originalmente se comenzó a utilizar en soldados gravemente heridos en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial, consiste en conectar por tres semanas el dorso de la mano a un nivel profundo del abdomen, para que en ese tiempo ambas áreas tuvieran un amplio contacto que generara nuevos vasos sanguíneos que permitieran la nueva irrigación sanguínea, mencionó el Doctor Anthony Echo, cirujano plástico del Hospital Houston Methodist (Hospital Metodista de Houston), quien operó al señor Reyes.

Las cirugías de este tipo, en las que se une temporalmente una parte del cuerpo a otra por debajo de la piel, eran comúnmente usadas en el pasado para la mayoría de las lesiones de la mano, pero actualmente son reservadas para daños severos de la mano.
Asimismo, cuando el señor Reyes fue enviado al Hospital Houston Methodist, el Dr. Echo se dio cuenta de que el injerto de piel tomado de otra parte del cuerpo no iba a funcionar, ya que el daño afectó hasta el hueso y sin un buen suministro de sangre, un injerto moriría. “En el caso de la cirugía de bolsillo abdominal, es importante saber que la piel del vientre realmente se adhiere a la mano del paciente, y es así como se empiezan a formar nuevas conexiones de vasos sanguíneos. Sin esta opción, el señor Reyes probablemente habría perdido todos sus dedos,” asegura el Dr. Echo.

La familia del señor Reyes no podía creer cuando los médicos le explicaron cómo era esta cirugía, sin embargo, todos aceptaron, con el objetivo de recuperar la movilidad y funcionalidad de la mano del abuelo de la familia; el señor Reyes.
Finaliza el Dr. Echo enfatizando que este tipo de cirugías reconstructivas son constantemente estudiadas en el Hospital Houston Methodist, con el claro objetivo de optimizar el tratamiento de este tipo de traumas que tanto afectan las terminaciones nerviosas.