La piel es el órgano más grande del ser humano y el más visible; constituye aproximadamente 15% del peso total de una persona.. .. En cada centímetro alberga millones de células y terminaciones nerviosas especializadas para palpar (sentido del tacto), sentir calor, frío y dolor; a su vez, contiene glándulas sebáceas y sudoríparas, así como folículos pilosos, en tanto una extensa red de vasos sanguíneos nutre a esta compleja estructura.
Regularmente el médico general o el dermatólogo pueden identificar las alteraciones a través de una simple exploración visual. Las características reveladoras incluyen tamaño, forma, textura, color y localización de la anomalía, además de la presencia o ausencia de otros signos o síntomas.
Un dermatólogo posee amplios conocimientos (cirugía, reumatología, inmunología, neurología enfermedades infecciosas y endocrinología). Un factor de importancia para los dermatólogos y además para saber la procedencia de enfermedades dermatológicas es la genética.
Las características reveladoras incluyen tamaño, forma, textura, color y localización de la anomalía, además de la presencia o ausencia de otros signos o síntomas. Sin embargo, en otros casos el especialista debe extraer pequeña porción de piel para examinarla al microscopio (biopsia), a fin de establecer el diagnóstico adecuado.
ipage vs bluehost

Nuestro sitios:

Entorno Médico

http://www.industria-farmaceutica.com/

Depilar-T

Nutrición

RADIO MALETÍN

Síguenos en:

Facebook

Abrirá UNAM clínica de Onco-dermatología en CU

Podrán acudir pacientes de instituciones públicas o privadas, siempre que su médico lo considere pertinente, y también personas con una sospecha previa de cáncer de piel. 

 

Próximamente, una nueva Clínica de Onco-dermatología abrirá sus puertas en las instalaciones de la Unidad de Atención Médica de Alta Especialidad de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, a un costado de la Dirección General de Servicios Médicos, en CU.

Los pacientes podrán ser atendidos mediante una técnica no invasiva conocida como dermatoscopía, un diagnóstico oportuno del cáncer de piel, el que más se ha incrementado en el mundo en los últimos 50 años.

Para ello se utiliza un instrumento de luz polarizada que permite hacer visibles colores y estructuras que no se pueden percibir a simple vista, lo que facilita el reconocimiento temprano de todas las variantes de esa afección, pero particularmente del melanoma, el más letal en el ser humano.

Con esta técnica se incrementa hasta en 30 por ciento la capacidad de reconocer el cáncer de piel en una etapa temprana, con respecto a alguien que sólo usa el ojo clínico, explicó Rodrigo Roldán Marín, médico especialista en dermatología y responsable de esta clínica, que abrirá sus puertas a la comunidad universitaria y al público en general.

Podrán acudir pacientes de instituciones públicas o privadas, siempre que su médico lo considere pertinente, y también personas con una sospecha previa de cáncer de piel.

Ciertas poblaciones se beneficiarán más de este servicio, como los pacientes con más de 50 lunares en el cuerpo o con 15 lunares en el antebrazo, aquéllos con antecedentes de cualquier tipo de cáncer de piel, así como personales o familiares de cáncer de páncreas, pues éste y el melanoma comparten el mismo gen.

Como se recordará, el cáncer de piel se divide en dos grupos: el de tipo no melanoma, que incluye al carcinoma basocelular y al carcinoma epidermoide o espinocelular, y el melanoma cutáneo. Su principal factor de riesgo es la exposición a la radiación ultravioleta emitida por el Sol.

Otros son la piel clara y/o con pecas, los ojos claros, el cabello pelirrojo o rubio, el número de lunares (se estima que las personas con más de 50 lunares corren mayor riesgo) y el antecedente de quemaduras solares intermitentes.

“Muchas veces al ir de vacaciones a una playa no nos bronceamos, sino que ardemos, y esas quemaduras acumuladas ocasionan un daño permanente que probablemente se manifestará 10, 15 o 20 años después como cáncer de piel”, dijo el especialista. 

Una exposición de 10 o 15 minutos a la radiación ultravioleta no es de riesgo, pero a la larga sí. En algunas personas aparece un cáncer cutáneo –varía según la genética, el tipo de piel y la exposición solar– entre los 40 y los 70 años, generalmente, y otras, con enfermedades genéticas como xeroderma pigmentoso, tienen incapacidad de reparar el impacto al ADN causado por la radiación ultravioleta y desarrollan el padecimiento desde edades tempranas. 

En esto también interviene la altura sobre el nivel del mar en la que se encuentra el individuo. Los rayos solares son más nocivos en un lugar como la ciudad de México, que se sitúa a dos mil 250 metros por encima del nivel del mar, que en una zona costera.

En relación a los lunares, casi siempre nacemos sin ellos. Aparecen durante la infancia y alrededor de los 30 o 35 años dejan de salirnos. Entonces, cualquier lesión nueva que detectemos a partir de esa edad merece vigilancia y una visita al dermatólogo. 

Para evitar los efectos nocivos de la radiación ultravioleta se recomienda no permanecer a la intemperie mucho tiempo entre las 10 de la mañana y las cuatro de la tarde, que es el periodo de mayor riesgo; usar cotidianamente un filtro solar (hay que tener en cuenta que las sustancias químicas con que se elaboran están activas por un máximo de tres o cuatro horas).

Autoexplorarse todos los días ante un espejo para ver si hay alguna lesión nueva en el cuerpo que esté cambiando de forma, tamaño y/o color, y acudir al dermatólogo cada seis meses, por lo menos, para hacerse una revisión a fondo (si el especialista está entrenado en técnicas de diagnóstico no invasivo de cáncer de piel como la dermatoscopía, mucho mejor).

En la Clínica de Onco-dermatología de la FM habrá una sección dedicada a la revisión oportuna y completa de todas las regiones de la boca, y al diagnóstico, también mediante la misma técnica no invasiva, de casos de cáncer de mucosa oral o bucal, el octavo más letal en el mundo.

Los pacientes con diagnóstico por cáncer de mucosa oral representan aproximadamente dos por ciento de la consulta, y las muertes por esta enfermedad, uno por ciento. Se desarrolla a partir de lesiones precursoras como la leuco y eritroplasia, es más frecuente en hombres que en mujeres, con una edad de entre 40 y 60 años, y que beben alcohol y fuman o mascan tabaco. Asimismo, algunos subtipos del virus del papiloma humano (el 16 sería el más frecuente) constituyen un factor de riesgo para que aparezca.

“También hemos observado que el uso de prótesis dentales mal ajustadas, algún irritante como el sarro, uno o varios dientes con bordes cortantes, la exposición de los labios al sol y la dieta podrían jugar un papel importante en su desarrollo al generar un proceso inflamatorio crónico. Una vez que aparece, los pacientes presentan cambio de coloración, erosiones y ulceraciones en las mucosas, que pueden provocar dolor, ardor, sangrado, comezón y, en algunos casos, pérdida de peso porque ya no pueden comer”, apuntó Alejandra García Hernández, odontóloga y especialista en medicina y patología bucal, y encargada de dicha sección. 

Otra de las causas por las que se origina el cáncer de mucosa oral es el diagnóstico tardío y su mal manejo por parte del odontólogo general o del médico de atención primaria. En este sentido falta información y educación para que estos profesionales de la salud revisen correctamente no sólo los dientes de sus pacientes, sino las mucosas, los labios, las mejillas, los carrillos, los bordes laterales y el piso de la lengua y la orofaringe. 

En cualquier cáncer (de piel, mucosa oral, mama o próstata, entre otros), el diagnóstico oportuno es crítico. Es decir, si la lesión se detecta cuando es incipiente, el pronóstico de sobrevida es favorable; pero si avanza y alcanza un estadio más adelantado, empeora radicalmente. De ahí la importancia de reconocer y diagnosticar cualquier cáncer en su etapa más temprana. 

 

Fuente: noticiasmvs.com